Qué hacer cuando tu hijo se da un fuerte golpe en la cabeza

compartir:

Entre todos los accidentes infantiles, las caídas con lesiones en la cabeza son las más frecuentes. Sin alarmarse, hay que prestarles especial atención, aunque sean leves.

Lo más importante ante el impacto, es determinar si el golpe fue menor y se deja pasar o si es necesario consultar al médico y hacer estudios.

Sufrir un golpe en la cabeza se define en términos médicos como traumatismo craneoencefálico, que puede producir la alteración de la función cerebral, la que generalmente y dependiendo de la causa resulta temporal.

En los niños, su mayor incidencia ocurre entre los seis meses de edad y los seis años.  Dentro de los accidentes, el traumatismo craneoencefálico es la causa que con mayor frecuencia determina el internamiento de los niños en las salas de urgencias.

Si en el momento de pegarse en la cabeza el niño se mueve, juega y corre, es probable que no haya sido grave. Las consecuencias se notarán en las primeras ocho horas, por eso, durante este tiempo, el padre debe ser el mejor observador de su hijo.
Si, por el contrario, el menor presenta alguno de los siguientes síntomas es necesario que recurra de inmediato al médico:

  • Cambios de conducta ( irritabilidad, somnolencia, problemas para hablar, etc.).
  • Alteración del estado de la conciencia ( alerta, sopor, coma, etc.).
  • Movimientos anormales. (desde alteraciones de los movimientos oculares hasta crisis  convulsivas. Rigidez en sus extremidades. ).
  • Sangrado en el sitio del golpe.
  • Sangrado por nariz (epistaxis), oídos ( Otorragia) o por la boca.
  • Trastornos del equilibrio ( al estar de pie o durante la marcha).
  • Hundimientos o deformaciones del cráneo.
  • Pérdida inmediata del conocimiento.
  • Vómito constante y en forma de “proyectil” (con mucha fuerza).
  • Frecuencia respiratoria baja.
  • Formación de hematomas (chichón) grande.
  •  Herida en piel cabelluda o cara, que no deja de sangrar.
  • Poca visión. Pupila dilatada.

Cuando suceda un traumatismo craneoencefálico el pediatra decidirá los estudios que deberán realizarse y el manejo inmediato. Ante la sospecha de fractura de cráneo, se le practicará el estudio radiológico necesario, para confirmar o descartar la misma. La fractura de cráneo generalmente nos hace sospechar que el traumatismo fue intenso y por lo tanto deberá vigilarse estrechamente la evolución del niño con el proposito de evitar complicaciones.

En algunos casos, de acuerdo con la valoración del pediatra y diagnostico, se requerirá que el niño sea revisado por el neurólogo pediatra.

El vómito es el signo que se presenta en más de la mitad de los casos, sin embargo por sí sólo no es un indicador de la gravedad del traumatismo, a menos que se presente en forma repetida, incoercible y con gran fuerza, lo que se conoce como vómito en proyectil, que traduce aumento de la presión intracraneana, condición  que puede poner en peligro la vida del niño, por lo que debe informarse de inmediato a su médico para iniciar el manejo oportuno.

En forma general cuando sucede el traumatismo craneoencefálico debe evitarse la administración de líquidos, alimentos, o medicamentos, en tanto no sea valorado por el pediatra y el decida su tratamiento.

Durante las primeras 72 horas posteriores al traumatismo deben vigilarse las manifestaciones ya descritas, sin embargo aunque es menos frecuente, algunas de ellas pueden aparecer después de la primera semana de ocurrido el accidente.

Otros datos que pueden orientar tanto a los padres como al pediatra para considerar que el traumatismo es grave, se describen a continuación:

- La perdida del conocimiento por más de dos minutos acompañada de movimientos anormales ( crisis convulsivas) y sangrado por la nariz, oídos o boca.
- Somnolencia o sueño profundo: Ante lo que se recomienda vigilar el estado de conciencia del niño, lo que obliga a los padres a observarlo durante 20 o 30 minutos después del golpe y detectar oportunamente cualquier cambio en su conducta.
En la mayoría de los casos no es necesario evitar que el niño  se duerma, como comúnmente se escucha en forma popular.  Es recomendable despertar al niño cada dos horas, durante las primeras doce horas para valorarlo, lo que se logra a través de que el niño diga su nombre, reconozca a sus padres, conteste a preguntas sencillas, distinga sus juguetes preferidos, intente asir el biberón, responda a estímulos externos y que su equilibrio y marcha sean normales.

Diferentes tipos de golpes en la cabeza:

  • Golpe con corte y herida: Como el niño sangra es importante observar si tiene cuerpos extraños incrustados y si los huesos ceden al tacto; en esos casos, no hay que tocar la herida y acudir a urgencias.Si tiene un corte en la piel, lavarlo bajo el grifo, presionar la herida con una gasa (detiene la hemorragia) y aplicar hielo envuelto en un paño.En el caso de que la herida sea profunda y grande y pueda necesitar una sutura, ir al centro sanitario antes de cuatro horas.
  • Si se ha hecho un chichón: Es normal que el niño sienta dolor de cabeza por un rato. La forma de actuar es la siguiente: 1) Aplicar frío local con hielo envuelto en un paño y 2) Observar si el chichón va a más, se hace largo o blando; en ese caso habría que 
ir a un centro sanitario lo antes posible.
  • Hay un moretón o hematoma sin herida: En este caso también es común que el pequeño sienta dolor de cabeza. Para evitarlo es importante aplicar frío con hielo envuelto en un paño. Es importante comprobar que el morado y el dolor se reducen. Si vemos que aumentan, debemos llevar al niño a urgencias.¿Qué es una conmoción cerebral?

¿Qué es una conmoción cerebral?

Se trata de un movimiento del cerebro dentro del cráneo. Produce una leve pérdida de conciencia o de memoria, a veces de muy pocos segundos, incluso puede pasar inadvertida. Además, el pequeño puede tener atontamiento, somnolencia, vómitos repetitivos, dolor de cabeza, irritabilidad, pero debe responder a los estímulos cada vez mejor. Aunque el niño se despierte enseguida, debe examinarlo un médico 
para descartar que no tiene lesiones internas de ningún tipo.

¿Cuándo podría haberse producido una fractura del cráneo?

El niño sangra por el oído o la nariz (sin haberse dado el golpe en esa zona), se le ponen los ojos morados, tiene un hematoma de gran tamaño, o un chichón raro que crece, los huesos de la cabeza ceden al tacto, tiene vómitos sanguinolentos y su conducta es anormal: está desorientado, no habla bien. ¿Qué hacer en este caso? Llevarlo lo antes posible a que lo vea un médico.

El bebé se da un golpe en la cabeza

Un golpe en la cabeza debe alertarnos porque los huesos del cráneo del bebé son muy blandos y aún no se han cerrado. Se debe consultar al médico antes de las 24 horas. Si aparece alguno de los siguientes síntomas, hay que dirigirse a urgencias:
- Pérdida de conocimiento.
- Vómitos.
- Irritabilidad.
- Tendencia al sueño.
- Un hematoma blandito, que va creciendo.
- Respiración más rápida de lo normal o quejosa.

En resumen…

  • Cuando un niño se da un golpe en la cabeza debemos vigilar su estado durante 24 horas o, mejor aún, durante las siguientes 72 horas.
  • Ante cualquier síntoma o comportamiento fuera de lo normal hay que ir al médico. También se debe acudir a él si el niño sufre una pérdida de conocimiento, por más breve que esta sea.
  • Después de darse un golpe en la cabeza el pequeño puede y debe seguir con su actividad habitual, esto es, dormir, comer y jugar a las horas que acostumbra a hacerlo. Es algo totalmente normal que se encuentre un poco abatido.
  • Es falso que no se deba dejar dormir a un niño por la noche si se ha dado un golpe en la cabeza. Lo más indicado es despertarle cada dos o tres horas para comprobar que se espabila y responde de una manera normal.

 

Ultimas Notas de Niños...
¿Cómo ayudamos a nuestros hijos cuando no les va demasiado bien? Seguramente nos hacemos esta [...]
Los chicos llegan a casa y muchas veces no quieren hablar de lo que hicieron [...]
Algunas de las consecuencias de la vida en las ciudades son el alto grado de [...]