El cuidado de los pezones durante el período de lactancia

compartir:

Amamantar debería ser una experiencia confortable y agradable. Sin embargo, muchas madres se encuentran con que sus pezones son muy sensibles y se agrietan o lastiman, sobre todo durante los primeros días en que el bebé empieza a mamar. Esto generalmente desaparece después de 1 o 2 semanas.

Para prevenir que los pezones estén muy sensibles, empiece con la posición y el enganche correctos. Luego:

-          Amamante frecuentemente, cada 1 o 2  horas (8-12 amamantamientos cada 24 horas). Mantener a su bebé en un horario artificialmente más espaciado puede darle un hambre frenética, aumentando la posibilidad de que mame demasiado vigorosamente, poniendo sensibles sus pezones.

-          Interrumpa la succión antes de retirar el bebé de su pecho. Hágalo poniendo un dedo limpio en el lado de la boca de su bebé entre sus mandíbulas. No lo retire hasta que sienta que ha terminado la succión.

-          Después de amamantar a su bebé, exprima un poco de leche de su seno y úntela con un masaje en sus pezones y aréola, y luego séquelos al aire. La leche materna tiene un factor de crecimiento epidérmico y vitaminas necesarias para la curación de la grieta. Déjelos al aire lo más posible.  Si es posible déjelos al sol durante 10 minutos (nunca entre las 13 y las 16 hs.)

-          Nunca use jabón, alcohol o cremas para senos en sus senos o pezones. Agua es todo lo que se necesita para limpiar sus senos cuando se bañe. Lavarlos con agua caliente  masajeándolos en redondo  y exprimirlos para que salga un poco de leche. Luego de bañarse (o de amamantar), puede usar crema de caléndula, que calma el dolor y tiene propiedades cicatrizantes, sin ser tóxica para el bebé.

Si sus pezones están sensibles y siente dolor, intente lo siguiente:

-          Respire profundamente, escuche música suave o utilice otra técnica de relajación antes y mientras amamanta.

-          Limite el tiempo de amamantamiento en el pezón dolorido.

-          Amamante con el lado menos dolorido primero.

-          Exprima un poco de leche primero para estimular su flujo.

-          Masajee sus senos mientras amamanta. Esto ayuda a estimular que la leche fluya.

-          Use sostenes forrados, o acolchonados no plásticos. Cambie los rellenos frecuentemente para mantener el pezón seco.

-          Si sus pezones están secos o agrietados, use un poco de lanolina pura en ellos. Esto forma una barrera de humedad de modo que se mantengan secos.

-          Si sus senos están congestionados, intente exprimir un poco de leche primero. Los senos atiborrados hacen muy difícil que el bebé se agarre al seno. Exprimir un poco de leche a mano o con una bomba ayuda a hacer la aréola más suave, el pezón más erguido y el asimiento más fácil.

-          Use soportes para senos con múltiples hoyos entre amamantadas. Esto permite que el aire circule y los protege de ser rozados por el sostén.

-          En última instancia puede usar pezoneras.  Son “pezones” de silicona que se venden en las farmacias y se colocan cubriendo su pezón. El bebé succiona directamente de ellas recibiendo así la leche materna sin lastimar el seno de la mamá.

Ultimas Notas de Parto y Lactancia...
Una vez superada la primera etapa de adaptación a la nueva realidad, es normal que [...]
Darle pecho a tu bebé es la manera más fácil, segura y natural de alimentarlo [...]
En la semana mundial de la lactancia materna - del 1 al 7 de Agosto – [...]