Técnicas y tips para amamantar a tu bebé

compartir:

Amamantar a tu bebé no solo será una enorme satisfacción, sino que es la manera más natural y sana de alimentarlo, brindándole enormes beneficios tanto a nivel nutricional como emocional. No te asustes si al comienzo tienes “poca leche”. Los primeros días verás fluir una secreción denominada “calostro”; éste  es de suma importancia porque contiene gran cantidad de anticuerpos y nutrientes especiales para el bebé. La leche aparecerá entre el segundo y sexto día, aproximadamente. Al comienzo del amantamiento es conveniente prenderlo cada vez que llore a cualquiera de los pechos (derecho o izquierdo) , entre 7 y 10 minutos o más de cada uno. En la próxima toma se invierte, comenzando por el seno que terminó la vez anterior.

¿Cómo amamantar a tu bebé?

Al comenzar a amamantar debes sujetar el seno con una mano, haciendo presión hacia atrás del pezón con los dedos índice y pulgar. Lo importante es que el bebé mantenga la nariz separada del pecho para que pueda respirar fácilmente. Cuando el pezón roce su mejilla, por un “reflejo de búsqueda”, el bebé solito abrirá la boca y en ese momento debe acercárselo más hacia el pecho,  para que pueda tomar el pezón y parte de la areola con su boca.

Lo ideal, es que la madre  amamante a su hijo en un ambiente adecuado y libre de tensiones. Debes tratar de estar sentada lo más cómoda posible para comenzar a amamantar. Los bebés recién nacidos comen frecuentemente y durante un tiempo prolongado, por lo que  es muy frecuente que la mamá se encorve para acerarle el pecho (o incluso lo haga cuando le de la mamadera). Esta posición, encorvada, cuando se repite, puede traer como consecuencia dolores de espalda y problemas posturales. Por eso es aconsejable  que siempre que amamantes a tu bebé:

  • Te sientes erguida y uses almohadones para acercar tu bebé hacia tu pecho. Hay algunos especialmente diseñados para esto que aparte de ser muy cómodos para esto, lo son para dormir e incluso para usar como “nidito” y acostar a tu bebé sobre ellos.
  • Puedas levantar los pies apoyándolos en un banquita o silla – si no estas en la cama – para eliminar de esta manera la presión sobre la columna vertebral.
  • Intentes mantener la postura, con la columna en posición neutra sin inclinarte sobre tu bebé.
  • Tengas cerca y a mano todo lo que puedas llegar a necesitar en este momento, como un vaso con agua (no olvides que amamantar causa mucha sed, en el mismo momento en que se esta dando el pecho), una babita o trapito para limpiar al bebé, el teléfono por si suena, etc. Lo importante es que estas cosas esten en un lugar cómodo para que puedas tomarlas sin agacharte o girar sobre ti misma mientras le das el pecho a tu bebé.

¿Porqué mi cuerpo no se ajusta a los horarios de amamantamiento de mi bebé?

A veces toma algún tiempo coordinar entre la bajada de la leche y el apetito del bebé. Hay bebés que prefieren tomas cortas y variadas, otros una toma larga. NO LO APUREN, pronto aprenderán ambos, tú  y él. Durante este tiempo es muy común sentir algunas molestias, como inflamación en los senos o goteo de leche en los pechos.

También puede pasar que sientas la necesidad de amamantar pero que el bebé aún no tenga hambre.

Si tus pechos duelen porque tu bebé esta satisfecho y te quedó mucha leche, es necesario sacar esta leche para aliviar el dolor y evitar la formación de mastitis. Esto puede hacerse fácilmente, sin necesidad de extractores de leche o sacaleches manuales (que en este caso pueden aumentar aún más tu producción de leche). Lo mejor en estos casos es hacerlo una misma tomando el pecho con ambas manos (una por debajo y otra por arriba del mismo) y realizando masajes con movimientos descentrados, es decir, moviendo ambas manos no en el mismo sentido, sino una para un lado y la otra para el otro. Luego de los masajes, tomar el pecho, a la altura del pezón ubicando el pulgar por encima y el resto de la mano por debajo (poner la mano en forma de “c”) , estirar hacia atrás lo máximo posible y luego  llevar hacia adelante apretando suavemente. Repetir este movimiento hasta que el pecho se descongestione y no duela más.
Es muy importante ir alternando la alimentación de tu bebé de un pecho al otro, para asegurarte que ambos senos reciban la misma estimulación.

Este tiempo es un perío de de transición, sé paciente con la naturaleza y tu cuerpo, que en breve tu bebito y tu se adaptarán a la lactancia y podrás disfrutarla plenamente, tanto como él.

Diferentes técnicas de amamantamiento

Alternando las posiciones en las diferentes mamadas se vacían completamente los pechos y se previenen las retenciones localizadas de leche y grietas del pezón. De esta manera, la lactancia será una experiencia gratificante y se evitarán los problemas que llevan a abandonarla.
Para empezar, soporte el seno con la mano en forma de “C”, colocando el pulgar por encima y los otros cuatro dedos por debajo del pezón detrás de la areola, pues si chocan los labios del niño con los dedos de la madre se impide que pueda tomar todo el pezón y parte de la areola, que es lo que necesita para una succión adecuada. Estimule el reflejo de búsqueda acercando el pezón a la comisura labial y cuando el niño abra la boca completamente, introduzca el pezón y la areola. Si se resiste, hale suavemente hacia abajo su barbilla para lograr una correcta succión. Si el bebé adopta una posición incorrecta se debe retirar del seno e intentar nuevamente.

  • POSICION SENTADA O DE CUNA: Coloque almohadas en los antebrazos de las sillas. El bebé debe tener la cabeza en el ángulo interno de su codo, formando una línea recta con la espalda y cadera. Tómelo con el brazo y acérquelo contra el seno en un abrazo estrecho. Manténgalo próximo a su cuerpo y en contacto su abdomen con el niño.
  • POSICION INVERTIDA O POR DEBAJO DEL BRAZO: El niño es sostenido sobre el antebrazo de la madre y su cuerpo va hacia atrás mientras la cabeza es sostenida por la mano del mismo lado. Se colocarán almohadas para ayudar a la madre a sostener el peso del cuerpo del niño.
  • POSICION SEMISENTADA: Coloque la cama en posición semifowler, sostenga la espalda con una o dos almohadas con el fin de que esta quede recta y las piernas ligeramente dobladas, el bebé estará sobre el tórax de la madre. Es posición se utiliza sobre todo, si hubo una cesárea.
  • POSICION ACOSTADA: Si la madre está acostada en decúbito lateral, utilice almohadas que le den apoyo a la espalda, disminuyendo así las tensiones que puedan afectar la lactancia, también coloque almohadas entre las rodillas o cobijas para elevar el cuerpo del bebé.
Ultimas Notas de Parto y Lactancia...
Una vez superada la primera etapa de adaptación a la nueva realidad, es normal que [...]
Darle pecho a tu bebé es la manera más fácil, segura y natural de alimentarlo [...]
En la semana mundial de la lactancia materna - del 1 al 7 de Agosto – [...]